Cómo limpiar las velas de tu barco

Las velas del barco, como cualquier otra de sus partes, necesitan un mantenimiento constante, ello implica una limpieza ligera que se realiza de forma cotidiana y una a profundidad que se puede realizar de forma más esporádica, no obstante hay que considerar que este limpieza debe hacerse de forma adecuada para no afectar las velas y acortar su vida útil

Por el tipo de tejidos en que están confeccionadas y la exposición a los elementos naturales las velas tienden a acumular suciedad, si ésta no se limpia de forma adecuada comienza aparecer moho en diferentes lugares de la vela, por ello es recomendable realizar una limpieza profunda.

Para realizarla es necesario ubicar la vela es un espacio abierto y plano donde puedan estirarse y se disponga de suficiente agua dulce, se estiran las velas, se mojan y se refriegan con una solución de agua y jabón neutro, se recomienda emplear un cepillo de cerdas suaves que tenga un mango largo, así será más fácil llegar a todas las zonas de la vela.

Si hay manchas difíciles se puede emplear una mezcla de cuatro litros de agua tibia, una taza de detergente y dos tazas de vinagre, se coloca sobre la mancha una cantidad suficiente y se deja actuar y luego se cepilla la zona, finalmente se enjuaga la vela con abundante agua dulce.

Las manchas de grasa pueden limpiarse con una pasta de jabón y sí hay presencia de moho, se puede limpiar el área con una mezcla de jabón neutro y cloro, siempre que no se trate de tejidos como el Nylon o el Kevlar, debido a que el cloro puede dañarlos.

Navegar este verano con el protocolo náutico frente al COVID19

La pandemia causada por la irrupción del coronavirus en la mayor parte del planeta nos ha cambiado la forma de vida de un momento a otro. Limitando las actividades que de forma cotidiana se podían hacer como ir ala playa, disfrutar de las fiestas con nuestro grupo de amigos, reunirnos en locales cerrados, entre otras, la buena noticia es que este verano si podremos salir a navegar por las costas de España

Por supuesto que habrá que tomar en cuenta el programa de desescalada y sus fases, así como el protocolo náutico frente al COVID19, durante el verano podremos ir a navegar en grupos reducidos, entre aquellas provincias que hayan superado la fase 3 del plan de desescalada, que se espera inicie a mediados de julio, lo que coincide con el inicio de la temporada estival.

En esta fase se levantará el confinamiento provincial y estarán autorizadas las actividades náuticas y de recreación, en aquellas provincias donde no haya ningún riesgo de contagio o de rebrote de la pandemia, el Gobierno ha indicado que en esta fase se abrirán las playas al público, por lo que esperamos sea posible disfrutar de sus hermosas playas y calas mediterráneas y navegar por la Costa Brava.

El protocolo náutico ante el COVID19 recomienda que de ser posible salgamos desde nuestro domicilio directamente al puerto o instalación náutica sin realizar ninguna parada intermedia a fin de minimizar el riesgo de contagio, así como contactar con las autoridades del puerto o instalación antes viajar para conocer si existe alguna restricción.

Fundas de botavara en Blanes

Las fundas de botavara han evolucionado con sistemas de sujeción de cabos más eficaces que las han convertido en un mecanismo imprescindible por sus diseños especiales de anclajes de la bolsa. Son más duraderas y confortables. Con enrollador de vela de proa que permite que el sistema cuente con un diseño más seguro para navegar con comodidad.

Sus diseños y fabricación cuentan con gran innovación que han permitido el perfeccionamiento de sus sistemas para su adaptación a cualquier diseño de botavara, para garantizar una perfecta sujeción.

Además, existen varios tipos de fundas para mantener la vela mayor sujetada para su mejor rendimiento y protección como la parte fundamental de la embarcación, prolonga su vida útil ante la acción de la naturaleza.

Preservan al resto de velas tanto del sol como de la humedad y los rayos uva, se recoge fácilmente y que no tiene que doblarse, plegarse, ni sujetarse a la vela, porque se mantiene resguardada cuando no se usa.

Tienen un sistema muy cómodo de izado y recogido de la vela mayor y su funda cuenta con cremallera en su parte superior con dos varillas elaboradas en fibra de vidrio que mantienen la funda tensada.

El sistema de la funda con patines con cremallera en el mástil, tiene cierres rápidos en la parte inferior de la botavara lo que facilita su izado y recogida de la vela. La funda regata posee clips rápidos fijados en la parte inferior de la botavara de los veleros pequeños.